Cinco pasos para crear una rutina efectiva de sleep training

0

Antes de ser mamá, decía que “yo nunca, iba a ser una mamá estricta con rutinas” (definitivamente la ignorancia es atrevida, como diría mi mamá ja ja ja). Pasó el tiempo, me convertí en mamá y Lorenzo, mi bebé, no dormía plácidamente como yo me imaginaba que sería. Cada noche era una sorpresa; no sabíamos qué nos esperaría porque no teníamos una rutina de sleep training

Entre mis cualidades, el orden y las rutinas no figuraban. Pero la vida me premió con un esposo muy organizado. Tanto así que fue él quien me insistió en que empezáramos a cumplir rutinas marcadas, para que Lorenzo pudiera seguirlas y la vida de todos fuera más fácil. 

¿Cómo logramos que nuestro bebé siguiera la rutina de sleep training que creamos para él? – Aquí te comparto lo que nos ayudó:

Cinco pasos para crear una rutina efectiva de sleep training Karla Camacho Contributor Miami Mom Collective
Lorenzo durmiendo

Pedimos ayuda

Contactamos a una sleep trainer quien nos ayudó a instaurar horarios y procesos realistas para todos. En ese momento, su ayuda nos pareció el camino que nosotros necesitábamos. Ahora que sé un poco más del tema, sé que hay muchísimos blogs y libros con información que pueden ayudar. La ayuda la puedes conseguir de libros, artículos, una sleep trainer o hasta otras mamás amigas

Trabajamos en equipo

Hablando entre nosotros y con otros papás, nos hemos dado cuenta de que la única manera posible para que una rutina de sleep training realmente funcione es que la pareja debe estar completamente de acuerdo y apoyarse mutuamente. Si uno solo trata de hacerlo sin el apoyo del otro, por más voluntad, al final uno desiste.

Paciencia y Persistencia

Cuando se instauran nuevas rutinas en casa y sobretodo con los más pequeños, los cambios no pasan de un día a otro. Hay que armarse de paciencia, amor, voluntad y persistencia. Pueden haber días malos y luego aparecen pequeños cambios positivos. Recuerda que si a los adultos los cambios nos cuestan, a los niños también, sobretodo porque no entienden completamente y no pueden expresarse del todo. 

Tener horarios fijos (al menos el primer mes)

Una de las cosas que más nos ayudó durante la primera parte de nuestras nuevas rutinas, especialmente a rutina de sleep training, fue establecer un horario fijo que pudiéramos seguir. Entendimos que los horarios fijos ayudaban a nuestro bebé a saber qué pasaría luego. Todos los días, al llegar del trabajo lo llevábamos al parque por 30 minutos, de ahí papá lo bañaba mientras mamá preparaba la cena, después nos cepillamos los dientes, leíamos un cuento, rezábamos y a dormir. 

Al principio era trágico, empezaba a llorar desde el baño, porque sabía lo que pasaría y él no quería dormir, pero con los días fue entendiendo mejor y ya luego se lograba quedar tranquilito en su cunita hasta que se dormía. Pero que él supiera poco a poco lo que venía, lo ayudaba a entender a su manera que nos estábamos preparando para dormir.    

Comunicación

Muchísima comunicación. Al principio, una nueva rutina con un bebé bravo y lloroso puede llegar a ser complicado y frustrante, por eso es muy importante que tú y tu pareja o quien te ayude a implementar las rutinas hablen mucho, se entiendan y puedan tomar el control cuando el otro se sienta que no puede seguir. La comunicación permite que haya entendimiento y que cada quien pida lo que necesite. Porque al final no tenemos la capacidad de leer la mente.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here