Siete ideas de productividad para mamás ocupadas

0

Toda mamá sabe muy bien lo ocupados que son los días de la semana, cuando hay tantas tareas y responsabilidades que cumplir. Desde que nos despertamos y hasta que ponemos la cabeza en la almohada, el día no para. Bien sea con responsabilidades en casa y los niños o con responsabilidades del trabajo, más la casa y los niños.

No es necesario extendernos en decir que las mamás somos todas un grupo de valientes que movidas por el amor más grande del mundo y con la ayuda de un poco de café (o vino) tenemos un motor que no nos detiene.

Pero muchas veces, aunque no nos detengamos, necesitamos un poco de ayuda, pausa o hasta impulso para seguir con nuestras tareas. Por eso quise compartir algunos tips que pueden ayudarnos a ser más productivas en nuestras labores.

Working Mom -Pexels
Pexels – Working Mom

Meditar

Aunque suena cliché, meditar es una herramienta poderosa y positiva que nos ayuda a empezar a terminar el día un poco más relajado. Para hacerlo no es necesario que seas una experta o que tengas que ir a un lugar específico fuera de casa para hacerlo. Puedes usar la versión gratis de la aplicación “Insight Timer” y buscar meditaciones cortas de cinco minutos para empezar el día en calma o una antes de dormir. Son 100% recomendadas. 

Haz una lista de “To Dos”

Nuestra cabeza nunca para y siempre tenemos mil cosas dando vueltas en ella; por eso, una agenda o hasta la aplicación de notas de tu celular  puede ayudarte a aligerar la carga, dejando allí la lista de las cosas pendientes o por hacer y luego ir tachando lo que se hizo y repasando lo que falta. Este simple método puede ayudarte a liberar un poco tu mente y mantenerte organizada.

Elige diariamente el top 3 de tu lista de To Dos

Escoge entre tres y cinco To Dos para el trabajo y para la casa cada día.Enfócate en ellos, para que puedas terminarlos. Si te alcanza tiempo entonces escoge alguno más. Haz lo que más te quite tiempo o lo que menos quieras hacer de primero, para que salgas de eso y sientas que lograste avanzar.

Aprende a decir que no

Como mujeres y mamás estamos acostumbradas a decir siempre que sí y buscar la forma de hacerlo todo, aunque nos cueste sudor y lágrimas. No hay necesidad de hacerlo todo, todo el tiempo. A veces es necesario y saludable decir que no, sin sentir culpa. 

Pide ayuda

Suena fácil, cierto? También es fácil si aceptamos que no podemos hacerlo todo solas y sin ayuda. Pedir ayuda nos hace humildes y valientes y también nos da paz mental y tiempo. Empieza a ponerlo en práctica con cosas pequeñas.

Toma un break diario 

En nuestra cultura de siempre estar muy ocupados, se nos olvida hacer una pausa diaria para respirar y ver las cosas en perspectiva o hasta para comer. En mi opinión, no hay nada más terrible y triste que comer rápido en el escritorio frente al computador. Que te tomes 30 minutos de tu día para comer con calma, dar una pequeña caminata, escuchar un podcast o hacer un simple break no te hará menos productiva. Todos necesitamos hacer una pausa y despejar la mente. 

Calidad vs. Cantidad

Muchas veces pensamos que pasar todo el tiempo que tenemos disponible con nuestros hijos es la mejor forma de hacerlos felices y nosotras estar felices, pero la realidad es otra. Muchas veces es mejor tener tiempo de calidad versus cantidad. De qué vale estar todo el día con los más pequeños si no podemos prestarles atención, nos frustramos y estamos agotadas. Es mejor que dediques un tiempo diario (así sea más corto) de calidad para ellos, donde tu atención sea exclusiva para ellos, donde puedas compartir o hacer alguna actividad en conjunto y todos puedan tener el tiempo en familia que necesitan. 

Finalmente, recuerda que no tienes que conquistarlo todo a diario, empieza con pasos simples que te ayuden un poco y ve implementando cuando puedas herramientas que te ayuden a tener una vida más simple y feliz como working mom.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here