Síndrome del bebé sacudido: entendiendo el trauma cerebral en los bebés

0

Click here to read the English language version of this post.

Síndrome del bebé sacudido: entendiendo el trauma cerebral en los bebés Marielena Aguilar Contributor Miami Moms Blog

Imagínate que saltas de un avión y caes hacia nuestra amada madre Tierra 

Tu cuerpo físico está en caída libre, pero tu mente alcanzó el escurridizo estado de flujo. Un nivel más alto de conciencia donde todo lo que puedes sentir es un estado de amor maravilloso mientras observas la elegante belleza de nuestro planeta. Sin embargo, en una fracción de segundo, te das cuenta de que tu paracaídas tiene un problema técnico. ¡No se abrirá!. El paso del tiempo continúa desarrollándose, justo ante tus ojos. La amígdala secuestra tu cerebro y muestra tus ojos con visiones de la Zona Cero.

Las situaciones caóticas, estresantes y amenazantes pueden alterar los estados emocionales y pueden hacer que las personas reaccionen de formas inusuales e inesperadas. Los padres y cuidadores de bebés pueden experimentar episodios de frustración que podrían llevarlos a sacudir a un bebé abruptamente para detener su llanto inconsolable. Por lo general, el cuidador se comporta de una manera sin precedentes debido a un episodio de inquietud emocional. Durante la angustia, no se tienen en cuenta los daños irreversibles que podrían afectar al bebé. Sin embargo, pequeños episodios de estallidos emocionales pueden ser increíblemente perjudiciales para la salud del bebé y afectar no solo su cuerpo físico, sino también su salud mental en el futuro.

Sacudir a un bebé en un intento de detener las lágrimas, jugar bruscamente, levantarlo y dejarlo caer como una pelota, o darle la vuelta, puede generar traumas cerebrales severos e irreversibles, y en algunos casos desafortunados, hasta la muerte.

Síndrome del bebé sacudido: entendiendo el trauma cerebral en los bebés Marielena Aguilar Contributor Miami Moms Blog

Cuando sostienes a un bebé por los hombros y sacudes su cuerpo, su cabeza se moverá bruscamente de un lado a otro. Los vasos sanguíneos que conducen al cerebro pueden sufrir una ruptura o estiramiento. Estos movimientos repentinos crean daños en el tejido cerebral del niño en desarrollo. El cuello del bebé está en proceso de fortalecimiento; por lo tanto, al nacer, sus músculos son débiles.

Comparemos el cerebro de un bebé y la gelatina a través de una figura retórica. Imagina el sistema cerebral de un bebé como gelatina en el proceso de coagulación. La gelatina aún no está sólida. En consecuencia, moverlo abruptamente daría como resultado todo tipo de líneas en zigzag, alterando su estado original. Algo muy similar ocurre cuando se sacude la cabeza de un bebé.

El “Síndrome del Bebé Sacudido” también se llama “Traumatismo craneal abusivo”.

El trauma también abarca muchas otras acciones, como juegos violentos que pueden generar lesiones cerebrales. Las alteraciones de esta naturaleza se consideran abuso infantil. Estos eventos son una de las principales causas de muerte por violencia en niños menores de 1 año. Según los casos reportados, casi uno de cada cuatro bebés, menores de 1 año, muere a causa de sus heridas.

En comparación con las lesiones cerebrales traumáticas accidentales, sacudir a un bebé puede tener consecuencias más devastadoras. La mayoría de los bebés que sobreviven a estos movimientos repentinos tienen algún tipo de discapacidad neurológica o mental, como parálisis cerebral o deterioro cognitivo, que puede no ser completamente evidente antes de los 6 años.

Desafortunadamente, los niños con “Síndrome del Bebé Sacudido” sufren traumas que puede requerir atención médica, de por vida, tales como:

Parálisis y daño cerebral
Convulsiones
Daño en la retina del ojo que puede causar ceguera
Dificultades de aprendizaje
Trastornos de conducta y ansiedad
Inhibición del desarrollo
Problemas neurolingüísticos
Problemas de salud mental y física, entre otros.

Síndrome del bebé sacudido: entendiendo el trauma cerebral en los bebés Marielena Aguilar Contributor Miami Moms Blog

¡Por favor, recuerda! ¡NUNCA SACUDAS A UN NIÑO, NI JUGANDO ??!

A continuación, te comparto 8 técnicas para manejar eficazmente el llanto de los bebés y prevenir lesiones cerebrales:

1. Informa a todas las personas cercanas al bebé sobre las consecuencias de sacudirlo. Esto incluye, hermanos mayores, abuelos, familiares y educadores, entre otros. 
2. Toma la cabeza y el cuello del bebé y sostenlo con las manos.
3. Intenta calmar al bebé abrazándolo, mostrándole amor y comprensión.
4. Verifica si el bebé llora debido a algún tipo de dolor, porque tiene hambre, tiene sueño o porque necesita un cambio de pañal.
5. Si te frustra el llanto de un niño, colócalo en un lugar seguro y aléjate momentáneamente.
6. Pide ayuda a un familiar, vecino o amigo mientras recuperas tu capacidad para volver a cuidar al niño. 
7. Respira profunda y lentamente, varias veces, hasta que te calmes.
8. Escucha música relajante y prepara una taza de té o una bebida sin alcohol que disfrutes.

Sacudir a un bebé, lejos de cambiar su comportamiento, puede causar daños irreversibles. Cuando juega bruscamente, incluso si el niño se ríe a carcajadas y aparentemente grita, “con entusiasmo”, lo que siente podría ser pánico y NO placer.

¡Seamos proactivos! No solo los médicos salvan vidas, tú y yo también podemos hacerlo. Asumiendo un papel activo para garantizar que nuestros hijos estén sanos y seguros, ayudando a un amigo en situaciones estresantes y compartiendo y promulgando esta información. Para conocer más sobre el tema, también puedes consultar las precauciones proporcionadas por la Asociación Americana de Pediatría para padres.   

Como madre y consultora educativa, entiendo que la seguridad física y psicológica de nuestra familia es una prioridad. Por lo tanto, es importante que comprendamos las formas sutiles en las que nuestro estilo de vida puede llevarnos a experimentar sentimientos de estrés que involuntariamente transmitimos a nuestros hijos. Juntos podemos cambiar lágrimas por sonrisas. Como dice el viejo consejo “más vale prevenir, que lamentar”. 

Querida mamá, no estás sola. Estamos aquí en Miami Moms Blog para apoyarnos mutuamente. Nos encantará que nos compartas tus secretos para calmarte cuando estás estresada, para ayudar a otras mamas. 

Con amor y gratitud,
Marielena

 

Previous articleCooking for My Allergic Kid: How Quarantine Improved My Skills
Next articleLabor & Delivery During COVID-19 | Q&A with Baptist Health
Marielena is the founder of Jesmart Children Development, an educational consultative agency that provides free advice to parents, and educators to promote children’s success. She began her career as an Early Childhood educator in Venezuela where she is originally from. After moving to Florida, she opened a Family Child Care Center, later she became an Early Childhood assessor and trainer. As an assessor, she has observed thousands of children and educators across the state of Florida. Marielena’s #1 job is being a mom to Johana whom she had at the young age of 18. Her daughter shares her passion for education and graduated with double majors from American University in D.C., and has started a Master’s program at Harvard University. Marielena completed her Master of Education at Nova Southeastern University. She has a missionary soul, guided by God, that loves to travel, and spend time with her family.